viernes, 8 de abril de 2016

Soneto X


Soy querubín de flecha obtusa en mano.
De plomo turbo al Apolo el deseo,
pues el poder de liberar poseo
al corazón que sufre y llora en vano.

Mas un día doré tu cuerpo sano
en un desliz de trazo fariseo.
¡Qué alegría expresé con un siseo
al ver la herida de la que era amo!

Mi condena nació junto a mi suerte.
Soy el que eternamente pasión vierte
mas no hay amor si caigo enamorado.

Más me vale premiarte con la muerte
pues no puedo mayor maldad hacerte
que clavarte en mi nombre huso dorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario