lunes, 11 de enero de 2016

Amistad

Mostraba el morro de vez en cuando. Puso el intermitente a la derecha. No me costó adelantarle. Al ponerme delante, activé un par de veces las luces de emergencia. Me echó un par de veces las largas. En veinte segundos lo perdí de vista en mi retrovisor.

Fue una amistad corta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario