martes, 8 de diciembre de 2015

Desde la cuna

Desde la cuna, todos hemos observado el mundo. Tan cerca y tan lejos. A veces cómodamente tumbados, a través de los barrotes o agarrándonos cómo podemos al borde del precipicio, alcanzado con nuestra vista por encima. Pero no podemos saltarlo, y de poder hacerlo, nunca nos atreveríamos. Fuera, nos vemos zarandeados de aquí para allá, de unos brazos a otros. Nos obsequian con carantoñas que no hemos pedido y a las que respondemos con llanto, salvo algún momento puntual en el que somos felices y reímos, pues por alguna extraña circunstancia, amamos y nos sentimos amados.

Y exactamente así, nos tiramos toda la vida.

1 comentario:

  1. Bonita metáfora del temor ante la propia iniciativa desde una óptica colectivizante e intimista. Ante la duda: acción y tras esta, nuevas acciones y así sucesivamente.

    ResponderEliminar