lunes, 22 de octubre de 2012

Zapping


Un día puse dos teles, una en frente de la otra, y las deje encendidas. Fueron tantas las mentiras que se contaron mutuamente en unos canales y otros, que terminaron queriéndose, admirándose la una a la otra por tal cantidad de cosas maravillosas en su interior. Cuando dio la casualidad que sintonizaron el mismo canal y fueron conscientes de aquella farsa, se apagaron solas con un sentimiento mezclado de desengaño y culpa.

Aquello sin embargo no les impidió seguir mintiendo cuando volví a separarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario