lunes, 6 de agosto de 2012

Por suerte...

Si todos fuéramos realmente conscientes del tiempo que nos han dado, la literatura estaría llena de rayuelas, la pintura de gritos y la música de estaciones.

Por suerte, no es así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario