martes, 3 de julio de 2012

Espectáculo

¿Qué sería de esta vida sin el drama?

Queridos espectadores. Habéis venido hoy aquí a contemplar, a evadiros de vuestras vidas para vivir efímeramente la de otros mientras que os imaginais sus quehaceres en las vuestras. Todo debe ser ficción, y ficción es también fuera del escenario, donde los verdaderos personajes y las verdaderas tramas se desarrollan a diario, normalmente castradas sin compasión por la vil conciencia, pero ansiosas de ser descubiertas, de complicarse demasiado o de desembocar en llanto, sonrisa u orgasmo.

Es desde aquí que os pido, desde el tablado donde cobra forma la irrealidad que tanto nos asusta, que la dejéis entrar en vuestra vida. No permitáis que las acotaciones guíen vuestros actos. Disfrutad de la incertidumbre de lo absurdo, dejad de mirar el reloj y comenzad a sentir el tiempo, que el fluir de los actos enrede las sábanas de vuestra rutina y os haga sentir muertos para después haceros sentir vivos. Perdeos en el gran teatro del mundo.

¡Levantaos, besaos, odiaos! ¡Que prosiga el espectáculo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario